Proyecto Duas

Artisteamos y comunicamos – infoduas@gmail.com

«Con 15 años, estaba convencido de que mi vida era un experimento», José Troncoso, dramaturgo y director de LA NORIA INVISIBLE

Una mujer adulta aparece en escena. Hola, soy Juana, tengo 15 años y mi vida es un videoclip. Sus primeras palabras ya nos colocan en un momento vital que podemos adivinar es un revoltijo de emociones. Pero no nos imaginamos hasta qué punto. Juana está a punto de conocer a Raquel en el campo de minas que supone un instituto y de vivir un cúmulo de emociones tan fuertes que ocuparán el resto de sus vidas en La noria invisible.

‘La noria invisible’, de José Troncoso, en el Teatro Español. Fotografía de Susana Martín

La compañía La Estampida vuelve a los escenarios y lo hace montando un videoclip musical y tragicómico con el que inaugura la temporada en la Sala Margarita Xirgu del Teatro Español. “Hemos vuelto a nuestra esencia. Para bien o para mal, el espectáculo se parece tanto a nosotros que, pase lo que pase, estará bien”, comenta José Troncoso, quien ha escrito y dirigido este rincón adolescente que cada una y cada uno tenemos guardado en la memoria seguramente de manera diferente.

Entre algún que otro brilli-brilli, carpetas forradas con ídolos ochenteros y zapatos que adornan los sueños, dos adolescentes se ven empujadas al mundo de los adultos sin muchas consignas acertadas. Es una especie de viaje atrás o de mirada fuerte para su creador, ya que su implicación no está lejos del argumento: “Siento mucho pudor viendo esta obra. Para mí, la adolescencia es el peor momento de la vida y con 15 años, estaba convencido de que mi vida no podía ser esa, que tenía que ser un experimento y que, en algún momento, darían las luces y me presentarían a mi familia y amigos y me dirían Ahora empieza tu vida de verdad, sin sufrimiento”.

‘La noria invisible’, de José Troncoso, en el Teatro Español. Fotografía de Susana Martín

En este caso, las protagonistas son “la gafas”, la que gana todos los concursos de dibujo y redacción, y “la tetas”, la etiquetada como guarra por desarrollarse antes y dejarse toquetear primero. En resumen, dos jóvenes linchadas por sus condiciones físicas (nada nuevo bajo el sol, por desgracia). La primera utiliza la escritura como forma de evasión, manteniendo una gran esperanza en su futuro. La segunda no acierta ni a decir qué desea ser de mayor porque su vida se ha quedado anclada a un acontecimiento en su anterior colegio que aún le persigue. Entre ellas, van a aprender a confiar, a superar sus dramas y a coger altura para lo que venga.

Ellas son Belén Ponce de León y Olga Rodríguez. Atención a la química que tienen estas dos actrices, que no se sueltan de la mano es ningún momento. Hacen un trabajo poderoso entre ellas y abierto al patio de butacas, ya que la mirada del público es ventaja y juego a la vez. Es motivo de celebración y aplauso que la exposición sea algo que se nota que funciona como base y se va amplificando conforme pasan los minutos.

‘La noria invisible’, de José Troncoso, en el Teatro Español. Fotografía de Susana Martín

El equipo sintoniza a la perfección también con lo que fueron en su momento y confiesan tener el sueño de que todos aquellos imbéciles que se metieron con ellos en su época, se emocionen y se enamoren ahora de ellas en el teatro. “Quizás así entiendan lo que pasaba al otro lado cuando sufríamos. Desde aquí también queremos dar las gracias a todos esos idiotas que nos hicieron la vida imposible porque sin su estupidez, no estaríamos aquí sentados”, afirma Troncoso.

En escena, la explosión de música y color cuenta con temas originales compuestos por Mariano Marín, basados en la música electrónica de los ochenta. Ojo también al diseño de iluminación de Leticia L. Karamazana, que reclama la atención en los mejores momentos y casi arropa la intimidad de estas adolescentes que tanto necesitan no sentirse más solas.

‘La noria invisible’, de José Troncoso, en el Teatro Español. Fotografía de Susana Martín

La noria invisible hace referencia a un sentimiento genuino que se padece con 15 años; no se puede localizar físicamente, pero ahí estaba cuando nos enamorábamos o cuando pensábamos que nos había ocurrido lo peor del mundo y lo vivíamos de una manera intensísima. Ahora, se nos pone por delante una nueva perspectiva para revivir aquellos momentos, del 8 de septiembre al 9 de octubre. ¡Feliz vuelta al cole!

Juana “la gafas”, sobrevive apartada en su colegio gracias a la realidad paralela que inventa para poder ser feliz. Descartó hace tiempo la posibilidad de tener amigas, pero la llegada a mitad de curso de Raquel “la tetas” lo cambiará todo. Juntas combatirán al mundo exterior con su revolución hormonal, haciendo de sus vidas un auténtico videoclip. Y juntos descubriremos que la auténtica batalla se está librando en su interior: dos niñas empujadas al abismo del mundo de los mayores. Y es que, no es fácil tener 15 años, ¿no?

Amanda H C

La Estampida

José Troncoso

Belén Ponce de León

Teatro Español

Más teatro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Twitter

Follow us!

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a 106 seguidores más

Instagram

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

imágenes

Algunas de las imágenes que aparecen en esta web han sido sacadas de internet. Si deseas que alguna sea retirada, sólo tienes que enviarnos un e-mail (infoduas@gmail.com) y la eliminaremos. Gracias.

Duas recomienda:

Quinta del Sordo

Quinta del Sordo

Nave 73

Nave 73

Plataforma de Arte Contemporáneo

Plataforma de Arte Contemporáneo

Una Caja de Sorpresas

Una Caja de Sorpresas

Ornitorrinco Films

Ornitorrinco Films

A %d blogueros les gusta esto: