Proyecto Duas

Artisteamos y comunicamos – infoduas@gmail.com

«Creo que el público puede sentirse reflejado de alguna forma igual a través de la palabra, el movimiento o el color». Entrevista a Jesús Rubio Gamo por EL HERMOSO MISTERIO QUE NOS UNE

El cuerpo de Jesús Rubio Gamo se presenta solo en su último proyecto. Retrocede en el tiempo y expone un camino lleno de recuerdos personales y colectivos al público al que se entrega en soledad, pero rodeado de un equipo de gente cercana que le ha guiado en el proceso. Este bailarín y coreógrafo madrileño e independiente lleva produciendo sus creaciones desde 2008. Pero quizás su llamada de atención a los espectadores y espectadoras llegó en 2018 con el estreno de Gran Bolero, con el que ganó el Premio Max al Mejor Espectáculo de Danza en 2020, año en el que también recibía el Premio Ojo Crítico de Radio Nacional de España en la modalidad de danza.

Fotografía de Piero Tauro

¿Qué es soledad? Para llenar el mundo basta a veces un solo pensamiento. Estos versos de Rosalía de Castro fueron los que inspiraron su nueva pieza titulada El hermoso misterio que nos une. A partir de escrituras localizadas en varios momentos de residencias artísticas y de prácticas en movimiento, Jesús se preguntaba qué había quedado en el cuerpo de los años de formación con diferentes técnicas, deseos y con el cansancio de bailar. “La intención inicial era mantener un espacio de soledad, seguir generando materiales solo. La idea era la pequeña certeza que hay en algún sitio, dentro de ese asombro ante cierta belleza o posibilidad de conexión casi mágica que sentimos cuando escribimos, desde lo que ha quedado, y de cómo las palabras o el movimiento te lleva hacia algo sin saber cómo has llegado allí”.

Empezado a gestarse a finales del 2017, fue durante la pandemia cuando este proyecto cogió materia para su exhibición ahora en el Festival de Otoño de Madrid. “Durante el confinamiento, entendí que era el momento perfecto de darle una forma definitiva, de recoger esas materias trabajadas y de tomar ese tiempo de introspección absoluta. La esencia de lo que iba a ser se ha mantenido más o menos como era desde el principio, con la idea del torrente de movimientos y acciones y de un cuerpo que se encuentra con otro lleno de pensamiento y reflexiones, hasta llegar a generar diferentes uniones con un final musical en el que ya no es necesaria la palabra”.

Fotografía de Cosimo Trimboli

Hay que empezar por contar algo… ¿Qué cuentas en esta obra, Jesús?

Cuento y comparto esa posibilidad que creo que tenemos de partir desde lo mínimo, de la materia más inmediata, y alcanzar lugares que desafían esa presencia. Es algo que tiene que ver con la sensación de estar sujeto a un lugar, a un espacio, a un cuerpo, y esa sensación que tenemos a veces de liberar esa sujeción.

Ese primer lugar a veces es complicado y el texto surgió porque quería confiar en darme a ese principio, sin juzgarlo, asumiendo su limitación y su carencia, y confiando en que quizás, en la entrega (balancear un poquito el cuerpo o describir alguna de las cosas que había en mi salón) llegaría a algún lugar que me elevara, que me salvara y que me curara un poco de esa sujeción.

Fotografía de Piero Tauro

El hermoso misterio que nos une se estrenó a principios de mes en el Teatro Vascello, dentro del Romaeuropa Festival, y ya ha pasado por el Teatro Mira, en Pozuelo, y por el Teatro Isaac Albéniz, en Parla. Así que me intriga preguntar cuáles están siendo las reacciones y qué sensaciones está recibiendo: “Siento que se descubre un espacio en el que el público está abierto a recibir esas reflexiones o esos trazos, materias que se van confabulando unas con otras; texto con movimiento y danza con música. Percibo que se van haciendo correspondencias o agrupaciones y que el público está receptivo a participar de esas uniones”.

Los próximos días 25 y 26, esta obra llegará a la Sala Cuarta Pared como parte de la programación del Festival de Otoño para poner en escena y “compartir ese asombro, ese placer, esa búsqueda de esos lugares en los que, desde lo que ha quedado, podemos conquistar un espacio que está más allá”. Y no será la única participación dentro del festival madrileño que tiene Rubio Gamo, quien este fin de semana ha formado parte como bailarín de Criaturas del desorden, de Elena Córdoba, en el Teatro de La Abadía. “En estos últimos años, la persona que ha sido clave para mí es Elena Córdoba. Me ha estado acompañando en mis últimas piezas. Ha sabido mantener una práctica muy coherente, muy profunda, vinculada al cuerpo pero desde unas reflexiones sobre implicaciones poéticas y filosóficas de los actos. Cuando he estado un poco perdido, esa investigación suya me ha conectado con algo que entendí como fundamental y que era el alimento que necesitaba”.

Fotografía de Cosimo Trimboli

Entre tantos opuestos (volar y dejarse caer, monotonía y evento, acción y reposo, llegar e irse, la vida y la muerte), ¿qué hay más en esta pieza, preguntas o respuestas?

Hay más preguntas, efectivamente. Como digo en la función, parece que a Dios le gusta que le preguntemos cosas y no deja de sembrarnos de preguntas y luego deja que brote de nosotros alguna exclamación, un leve vuelvo, un asombro. Supongo que las preguntas surgen de ese mantenerse en la materia inmediata de la descripción, de la enumeración, de ese mirar. En la observación, surgen preguntas porque todo está lleno de cosas que nos desafían y no podemos saber. Mi objetivo era que, en algunos momentos, esas preguntas cedieran y se convirtieran en leves asombros o exclamaciones y que ya diera igual la pregunta y nos pudiéramos fascinar juntos sin la necesidad de saber por qué. 

Noviembre de 2021, abril de 1992, marzo de 2020, julio de 2018, el final de un verano…. ¿Las fechas han sido un mapa elegido para componer esta danza?, ¿qué momento te ha marcado más para incluirlo?

En cada presente, también se abren diferentes pasados e imaginaciones de futuros. Elegí momentos de escritura de los procesos de trabajo y, en algún punto, tuve la sensación clara de que la pieza debía hacerse en una especie de entrelazado de fechas, de momentos y de instantes que no solo debían ser míos, de mi vida, sino también de otras personas. Era importante esa conexión que nos une entre las reflexiones, los asombros y las preguntas de unas personas y cómo estas van generando un hilo invisible que nos va atravesando y que desafía también la duración de nuestra existencia. Recogemos observaciones que nos siguen alimentando de gente que ya no está presente. Para mí eso era algo muy asombroso.

En la pandemia, durante el confinamiento, todos esos libros, poemas, tratados de filosofía, observaciones y preguntas me alimentaron muchísimo y sentí que ese collage de tiempos, esa cosa misteriosa abrir un libro y relacionarte con las reflexiones de alguien que, en otro lugar y en otro momento, pensó algo que no está tan lejano a lo que puedes entender tú era algo digno de asombro. Y por eso surgió la idea de las diferentes fechas. Además, tenía la idea de un diario porque vengo escribiendo textos relacionados con el proceso en diferentes residencias artísticas desde el 2017. Quería que en el solo se vertieran las reflexiones de lo momentos en los que se había ido componiendo. Y los textos que más marcan la pieza han sido los escritos durante el confinamiento en mi casa en Madrid, en la primavera de 2020.

Fotografía de Cosimo Trimboli

Nos quedamos atrás unos meses en el tiempo y rememoramos su trabajo en la concepción, coreografía y dirección de Acciones sencillas el pasado junio en Conde Duque – Centro de Cultura Contemporánea, en relación al camino recorrido en El hermoso misterio que nos une con el objetivo de indagar en la complejidad de la simpleza. “Ambas piezas se han hecho en paralelo y, a la vez, han sido parte de lo mismo. Trato de partir de lo mínimo entendido como hacer algo con lo que ya hay, con lo que tenemos, con la posibilidad del cuerpo, desde el mismo punto de partida. La posibilidad que tiene lo mínimo de multiplicarse me ha estado asombrando durante estos últimos años”.

En uno de los extractos de Acciones sencillas representado en octubre en la Fundación Juan March, sonaba Johann Sebastian Bach, al igual que en El hermoso misterio que nos une. ¿Por qué eliges su música?

Chacona la llevo usando para ensayos durante muchos años. Para Anunciación (2012), por ejemplo. Desde entonces, siempre he querido bailar esa música. Hay músicas que te encantan o te fascinan y te conectan con una sensibilidad muy concreta y sientes que, de alguna forma, te propulsan el pensamiento o el cuerpo, pero que es como una relación con alguien, que cuesta coger confianza. Con la música me pasa lo mismo, hay que ir escuchándola y pasados los años puede ser el momento. Chacona me conecta con un paisaje emocional que me hacía querer bailarla porque tiene, para mí, una diversidad emocional, además de una riqueza rítmica, que me gustaba mucho. Cuando descubrí la versión en guitarra española me gustó más todavía y pensé que era el momento de casarme con ella.

Fotografía de Cosimo Trimboli

Entre tantos silencios, palabras, música, poesía, ¿qué crees que el público encuentra en común o cómo conecta con tu propuesta?

La pieza tiene una diversidad de materiales; el cuerpo en movimiento hasta la palabra dicha, reflexionando sobre esa cotidianeidad, la música de Bach, el diseño de iluminación de Irene Cantero con paisajes que van cambiando de color, etc. Creo que el público puede sentirse reflejado de alguna forma igual a través de la palabra, el movimiento o el color. Puede encontrarse de diversas formas en esa materia mixta que se va entrelazando y que está hecha de diferentes cosas que parecen sueltas pero que, en algún momento, se unen o se empiezan a separar. Siento que eso es una materia que tiene que ver con el ser humano, con la forma de la que estamos compuestos, de manera absolutamente física y tangible, a la vez que con todo ese potencial imaginativo, invisible de proyección. Y eso es lo que creo que, de alguna forma, se confabula en la pieza; todas esas imágenes que quedan suspendidas y que no se pueden tocar en relación a todo ese cuerpo que suda, que se pliega, se despliega, que se ancla en esas acciones, en la esperanza de que se desprenda algo invisible.

Placer por nombrar y angustia por lo que se me escapa en el nombrar… ¿aquello que no alcanzan a expresar las palabras es posible hacerlo con la danza?

Creo que la danza tiene la posibilidad de comunicar de una forma y las palabras de otra. Estos dos lenguajes han sido los que a mí me han fascinado desde que tengo uso de razón. Me ha gustado expresar con el movimiento del cuerpo y también con el enlace con las palabras y descubrir esos vuelos que ambos lenguajes generan, con capacidades diferentes. Los dos me fascinan y llegan a lugares distintos por vías diferentes pero siento que hay una forma de volar común.

Fotografía de Cosimo Trimboli

Durante el proceso, le han acompañado también otras miradas externas, las de Lipi Hernández, Salva Sanchís y Alicia Rodríguez Campi. “Alicia Rodríguez Campi, con la que fui compañero de clase en Londres, estudia filosofía y danza. Vino a algunos ensayos y cuestionó muchas de las cosas de las que estaba hablando. Me ayudó a darle un poco de rigor a nivel de lingüístico y filosófico. Lipi Hernández, con la que trabajé en su proyecto DATA,también estuvo y de ella tomé su capacidad por profundizar en el cuerpo a través de meditaciones, manipulaciones y otras prácticas que ha venido desarrollando. Y también vino Salva Sanchís, quien planteó preguntas muy interesantes que me ayudaron mucho. Todos ellos aportan compañía, importantísimo en un proceso tan largo de soledad, y también el hecho de saber asentar o confirmar lo que estoy haciendo y poner en perspectiva el trabajo.

39 ediciones del Festival de Otoño, 39 años. ¿Qué significa para ti estar haciendo ahora El hermoso misterio que nos une?

He asistido desde hace muchos años a este festival y he visto piezas que me han inspirado muchísimo, que me han confirmado que quería seguir dedicándome a esto cuando he tenido dudas. Entonces, después de haber pasado unos años en Madrid con tanta carencia y dificultad, poder presentar ahora este trabajo en el Festival de Otoño es como un sueño y tengo la suerte también de estar bailando en Criaturas del desorden así que, doble ilusión. Es todo una gran alegría.

Fotografía de Cosimo Trimboli

¿Qué (hermoso) misterio te une a la danza?

El seguir bailando todavía, una relación que he tenido con la danza de mucho amor y de desencanto también. La danza me ha enseñado a bailar desde diferentes lugares y a modular mis expectativas para ir entendiendo qué es lo que me interesaba, también en general en la vida, o a qué me podía agarrar para seguir adelante. La danza no te enseña a través de palabras sino de sensaciones que te llegan de repente y que tienes que ir elaborándolas, comprendiéndolas racionalmente, y compartiéndolas. Todo ese proceso de traducción, de profundización, de necesidad de entender mejor, de sentir más supongo que es el misterio que me une a ella.

¿Cómo ves el panorama actual de las artes escénicas, en general, y de la danza en particular?

Lo veo con mucha amplitud, con mucha diversidad, con muchas personas haciendo cosas y sintiendo curiosidades entre ellas y eso me gusta. Hay mucha gente entregada a observar, a transformar, a buscar, a recuperar, a revolucionar y de ahí van surgiendo muchas propuestas bonitas que nos van movilizando. Lo veo con ilusión.

Fotografía de Cosimo Trimboli

El hermoso misterio que nos une es una coproducción con el Festival de Otoño de Madrid, el Festival Romaeuropa y el Mercat de les Flors de Barcelona que cuenta con el apoyo del Mediterranean Dance Centre de Croacia, Los Barros Centro de Creación y el Instituto Británico de Arequipa. Hay dos oportunidades más, de momento, de ver esta creación en Madrid; los días 25 y 26 en la Sala Cuarta Pared.

Amanda H C

Jesús Rubio Gamo

Más entrevistas

Más danza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Twitter

Follow us!

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a 105 seguidores más

Instagram

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

imágenes

Algunas de las imágenes que aparecen en esta web han sido sacadas de internet. Si deseas que alguna sea retirada, sólo tienes que enviarnos un e-mail (infoduas@gmail.com) y la eliminaremos. Gracias.

Duas recomienda:

Quinta del Sordo

Quinta del Sordo

Nave 73

Nave 73

Plataforma de Arte Contemporáneo

Plataforma de Arte Contemporáneo

Una Caja de Sorpresas

Una Caja de Sorpresas

Ornitorrinco Films

Ornitorrinco Films

A %d blogueros les gusta esto: